Independencia

Por #periodismoreal | 21:13 2 comments

Una vez pasado el primer momento de ebullición, el movimiento 15-M, los indignados, Democracia Real Ya, la “Spanish revolution”, o como quiera denominarse, se plantea un nuevo reto: la definición.

Lejos de ser sencillo, no deja de ser tremendamente complejo y un largo camino, pues los planteamientos son tremendamente variados. Algunos lo pueden concebir desde una perspectiva antisistema, otros sólo como una manifestación ciudadana de descontento y, entre ambos puntos, un nutrido surtido de posicionamientos.

Las diferencias son notables, pues un antisistema estaría en contra del capitalismo, del sistema político de representación o de muchas otros planteamientos sociales de la actualidad. En cambio, el indignado, sólo manifiesta una necesidad interna personal y temporal de descontento, dirigiéndola hacia las clases dirigentes y sólo contra las perversiones del sistema, nunca contra el sistema. Un sentimiento momentáneo que desaparecería en poco tiempo. Estos serían de alguna forma los extremos de un grupo tan variado y heterogéneo como no demasiado operativo hasta el momento.

No es el único planteamiento que se puede realizar, pues hay muchos otros puntos que se pueden debatir. ¿Debe caminar el movimiento hacia la creación de algún tipo de grupo organizado, tipo partido, hacia un grupo de presión, hacia la creación de un sistema asambleario paralelo, hacia la extinción…? Seguro que cada uno tiene su opinión.

No obstante, creo que algunas cosas aparentemente complejas se derivan de algo tan sencillo como de un nombre. Si hablamos de Democracia Real, no sólo estamos afirmando el sistema democrático, sino que queremos reforzarlo dándole un sentido de mejora.

Ahora nos encontramos en un nuevo proyecto “Periodismo Real Ya” donde, al igual que el caso anterior, lo que buscamos no es un nuevo sistema informativo basado en no se qué nuevos patrones, sino que afirmamos la existencia de individuos, llamados periodistas, que transmiten la información a los ciudadanos; pero no sólo transmiten información, transmiten opinión, realizan denuncia social y, a veces, simplemente, transmiten los deseos del poder e incluso intoxican. Los papeles del periodista son innumerables: podemos encontrar voceros del poder, simples transmisores de información, creadores de opinión pública, benefactores de la sociedad denunciando la injusticia. Mucho que plantearse, y muy variado y todos llamados periodistas.

Como en el caso de la democracia, el periodismo que tenemos nos ha permitido articular una sociedad relativamente justa, alejada de sistemas bananeros donde los derechos humanos no tienen cabida. Claro que presenta igualmente muchos inconvenientes, como los que empiezan a plantearse dentro del movimiento 15-M.

Sigue leyendo...

http://www.pryaalbacete.cc.cc/2011/06/independencia.html

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal